martes, 22 de abril de 2014

Lanzarote


Adoro las Islas Canarias, pero Lanzarote es la primera en mi lista, he veraneado unos cuantos años allí, y recuerdo con mucho cariño las vacaciones familiares. Es una isla que lo tiene todo: buena temperatura (no calor asfixiante ni pegajoso), unas playas preciosas, sitios para visitar, buena gastronomía y buena oferta hotelera y de ocio, en definitiva un lugar 100% recomendable para pasar vuestras vacaciones. Desde mi humilde opinión creo que lo mejor es que alquiléis un coche, y que si es la primera vez que vais y queréis conocer la isla os alojeis en Puerto del Carmen, que está como en la mitad de la isla. Os dejo mis imprescindibles por si os decidís por Lanzarote:
 
 
 
 

 
 
Timanfaya
 
Tendréis que madrugar un poquito para evitar el atasquillo que a veces se formar al entrar, y una vez allí aparcáis el coche, os dirigís al centro de visitantes y a disfrutar de la ruta en autobús por la reserva del Timanfaya. Después os harán una serie de demostraciones en relación al calor que desprende el volcán. Y para terminar... ¡podéis dar un pequeño paseo en camello!.

 
 



 


 
 Jameos del Agua
Obra de César Manrique, y lugar de conservación de los cangrejos albinos, que más que albinos parecen fluorescentes. Merece la pena ir sólo por ver la gruta y disfrutar de la tranquilidad que allí se respira, porque la verdad es que ver los cangrejos no es nada emocionante.


 
 
Cueva de los Verdes
Imprescindible totalmente, sobre todo para los más pequeños que sabiendo que fue una cueva de piratas disfrutarán más de la visita si cabe, eso sí... ¡no desveléis los secretos que allí se esconden!
 


 
Mirador del Río
Increíbles vistas de La Graciosa, una pequeña isla que os recomiendo encarecidamente visitar: aguas cristalinas, calles sin asfaltar, posibilidad de alquilar bicicletas y playas prácticamente desiertas.
 

 
 
 

 
Los Hervideros
Puede que de las cosas más bonitas de Lanzarote con diferencia. Visita gratuita de las erosiones que poco a poco ha ido haciendo el mar en la roca.
 
 

 
Casa de César Manrique
A pesar de las veces que he estado en Lanzarote nunca la había visitado y creedme que quedé encantada, la casa te engancha y ves mil detalles que fotografiar.
 
 
 




Playa del Papagayo
Entráis en una reserva natural y cobran unos 5€ por coche, pero es parada obligatoria en la Isla. La del Papagayo es la más famosa, pero suele haber mucha más gente y además por la tarde sube bastante la marea, por lo que se acaba como piojos en costura. Cerca hay otras playas que no tienen nada que envidiar y son mucho más tranquilas. Recomendación: llevad ese día comida de casa puesto que sólo hay un restaurante y no os olvidéis de las gafas de bucear.







En cuanto a la gastronomía no dejéis de comer patatas con mojo, lapas a la plancha, gofio en todas sus versiones y vieja (un pescado delicioso). Ahora si... ¡a disfrutar Lanzarote!







 
Hasta pronto, ¡no dejéis de sonreír!

jueves, 10 de abril de 2014

Mambaby


Esta entrada va dedicada principalmente a los papás que tienen niños pequeños, a los futuros padres o a todos aquellos que tengáis que hacer un regalo a un bebé. Hace ya algún tiempo os hablé de los cuidados de los dientes para los niños según el rango de edad, y creo que los productos de Mambaby os pueden ayudar bastante a la hora de llevar a cabo la higiene oral diaria de los más pequeños. Además hay también una amplia gama de biberones, chupetes y mordedores adaptados totalmente a la boca de los bebés para favorecer su correcto desarrollo a nivel oral.
 
 
 
 
http://www.mambaby.com/es/





http://www.mambaby.com/es/
 
 
 
 
http://www.mambaby.com/es/
 
 
 
Todos los productos se pueden comprar en farmacias y parafarmacias, pero os animo a que os paséis por su página web ya que tienen tienda on-line y os lo pueden enviar a casa.

 
 
Hasta pronto, ¡no dejéis de sonreír!

lunes, 7 de abril de 2014

Nomada Market


Este fin de semana hemos disfrutado del mercado Nómada en la azotea de la Estación de Chamartín, y sólo os puedo decir que a partir de ahora será parada obligatoria para Planeando Sonrisas. Esta feria permite a los nuevos diseñadores dar a conocer sus diferentes productos y tener un trato directo con el comprador, ya que muchas marcas sólo se pueden adquirir por internet. Hubo muchísima variedad y miles de ideas, aunque las cosas para bebés, el diseño de tocados y el scrapbooking tuvieron una presencia muy destacable.






A pesar de dicha variedad y de la cantidad de expositores en Planeando Sonrisas ya tenemos nuestros favoritos:

 
 
 
Coincidimos en que era de los puestos más bonitos de toda la feria, el tepee y la sonrisa de las chicas Mimosa&estraza llamaban la atención desde que entrabas. Por fin pude traerme una correa para mi cámara, súper cómoda, suavecita y muy original que ya he estrenado. La bisutería que han traido es preciosa, y de cara al verano seguro que a más de una veis pasear sus capazos en nuevos colores. Si quereis ver sus productos de cerca próximamente estarán en Ciento y Pico Market, y si queréis saber más sobre ellas podéis mirar aquí y aquí
 








  
 
 
 
 
 
 
 
Encantadora esta diseñadora que nos enseñó todo su trabajo sin dejar de sonreír ni un instante. Nos llevamos un marcapáginas hecho a mano con una frase de Luis Ramiro, un cantautor que creo que a partir de ahora llenará muchos ratos de esos en los que te sale la vena creadora. Nos encantaron los anillos presentados en sus cajitas, en especial uno dedicado a las mamás, 100% sensibilidad e inspiración creadora.
 
 
¿Qué os parecería recibir semanalmente en casa frutas y verduras recién recolectados? Pues Huertea os ofrece la oportunidad de elegir las hortalizas que queréis cultivar en un trocito de huerto, que os cuidan por una cuota al mes, proporcionándoos semanalmente los productos que se vayan obteniendo. A mi personalmente me pareció una increíble idea, natural, ecológica y cómoda, ya que te lo traen a casa sin necesidad de pagar gastos de envío adicionales.
 
 




 
 

 
 
Original puesto con letras, mensajes y formas en madera. Terminamos pecando y nos llevamos un cartel precioso para la habitación, ¡hay que rodearse de mensajes positivos!.
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Mi punto negativo va para aquellos expositores de comida o cursos de cocina, ninguno de los que consulté tenían nada para personas con intolerancias alimentarias, especialmente a la lactosa. Me gustaría que para siguientes ediciones al menos una mínima parte nos permitiera comer esos cupcakes que tan buena pinta tenían.



Pero en definitiva una feria original, llena de gente con ganas de pasar un buen rato y vendedores realmente atentos y deseosos de dar a conocer su trabajo. No os podéis perder siguientes ediciones.


 
Hasta pronto, ¡no dejéis de sonreír!

jueves, 3 de abril de 2014

Jorge Bucay


No me gustan los libros de autoayuda donde te dicen cómo tienes que ser para ser el mejor en el trabajo, cómo tienes que organizar tu mente para fomentar tu autoestima o qué ejercicios de análisis debes hacer para mejorar tus relaciones con los demás. Tampoco me gustan los libros de autoayuda que no te dejan pensar, que te dan todo tan masticado que acabas como un borrego haciendo caso a un señor o señora muy respetable pero que no conoce absolutamente nada de mi vida. Quizás por eso para mí los libros de Jorge Bucay me ayudan pero de una forma diferente, no te hace seguir unas normas ni unos ejercicios, sencillamente te hacen tomar una pausa y pensar, algo que tenemos muy olvidado. Para los que os iniciéis en este tipo de lectura os recomiendo Cuentos para pensar, un conjunto de historias que aunque parece que se leen rápido es el típico libro para tener siempre en la mesita de noche y echarle un vistazo antes de dormir.













 
 
Había una vez un campesino gordo y feo que se había enamorado (¿cómo no?) de una princesa hermosa y rubia...
Un día la princesa -vaya usted a saber por qué- dio un beso al feo y gordo campesino... y, mágicamente, éste se transformó en un esbelto y apuesto príncipe.
(Por lo menos, así lo veía ella...)
(Por lo menos así se sentía él...)
 
Jorge Bucay
 

 
Hasta pronto, ¡no dejéis de sonreír!