jueves, 27 de febrero de 2014

Hospital Veterinario


Esta entrada para mí es muy especial, a pesar de que a lo mejor sólo los amantes de los animales o los que tenemos mascotas en casa me vais a entender a la perfección. Os pongo en situación: Duna es una teckel de pelo corto de 4 años, que de repente un día se despierta arrastrando las patitas de atrás y sin poderlas mover, triste y sin querer ni siquiera comer. Salta la alarma y verdaderamente no sabes bien qué hacer, porque a pesar de que veíamos que estaba muy malita, no terminaban de dar con lo que era.


 
Fue ahí cuando acudimos al Hospital Veterinario de la Universidad Complutense de Madrid, y justo entonces llegó la tranquilidad. Pasas de medicina general a la especialidad que tu mascota necesita, y todas las pruebas necesarias se pueden realizar allí, con lo cual es rápido y sin la incertidumbre de la espera de la obtención de los resultados. Pero lo mejor es el equipo humano y profesional que trabaja en el centro, tanto alumnos como profesores llevan el conocimiento y la comprensión como bandera, y en ningún momento te sientes ni solo ni falto de información, te encuentras en un ambiente en el que sabes que están cuidando a tu mascota de forma profesional pero con todo el cariño y la ternura del mundo.


Duna hospitalizada al poquito de salir de la operación


 
Sólo tenemos palabras de agradecimiento porque Duna ya fue operada y, aunque con ayuda, va caminando. Asi que si alguna vez, ojalá no sea así, os encontráis ante esta situación, lo único que podemos deciros es que os animéis a llevar a vuestra mascota a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense de Madrid.



Al darle el alta a Duna, deseando llegar a casa
 
 
Hasta pronto, ¡no dejéis de sonreír!

martes, 25 de febrero de 2014

Nadar con delfines


Nadar con delfines era mi sueño, y creo que actualmente el de muchas personas. Siempre creímos que para cumplirlo tendríamos que desplazarnos al Caribe, donde está permitido y donde cada vez son más los turistas que aprovechan su viaje para nadar con estos mamíferos. Finalmente no hizo falta cruzar el charco y gracias al mejor regalo que me han hecho nunca acabamos en el Algarve Portugués cumpliendo nuestro sueño.
 
 

http://www.zoomarine.pt/es

 
A través de Originalia podéis adquirir la entrada al parque Zoomarine y contratar la interacción con delfines. El día acordado debéis estar allí dos horas antes, durante las cuales podéis visitar el parque, que dispone de atracciones, zoológico, cine en 3D y zona de piscinas. Llegada la hora os acompañaran hasta la zona de los delfines, donde os darán unas chanclas y una toalla de piscina como recuerdo y un neopreno para que lo llevéis durante la actividad, ya que el agua está un pelín fría. Después os darán una breve explicación sobre cómo comportaros con los delfines y empezará realmente vuestra auténtica aventura.
 

 
 
La sensación de estar rodeada por estos animales tan grandes y a la vez tan sensibles es maravillosa, poder tocarles, jugar con ellos, ver cómo son capaces de cumplir lo que sus cuidadores les piden... una experiencia para no olvidar, porque pasa siempre que hay animales de por medio: crees que vas a pasar un buen rato pero al final te vas con la sensación de que siempre recibes mucho más de lo que tú les das, y que verdaderamente aunque muchos digan lo contrario los animales poseen capacidad afectiva.
 
Y a vosotros, ¿os gustaría vivir esta experiencia?, ¿hay alguien que ya la haya vivido?


 
Hasta pronto, ¡no dejéis de sonreír!

martes, 18 de febrero de 2014

Tierra


No hay muchos sitios en Madrid que tengan la cocina abierta hasta las 2 de la mañana y que no sólo ofrezcan una riquísima comida, sino un ambiente cálido y acogedor. Al menos yo no conocía ninguno hasta que me llevaron a Tierra, un local de comida mejicana donde tú mismo pides la comida en la barra y te la llevas a la mesa.

 








Puedes elegir entre burritos, tacos o nachos, que los sirven con arroz, frijoles, y acompañados de carne (pollo, cerdo, steak, barbacoa...), maíz, pico de gallo, guacamole, lechuga, queso y diferentes salsas. Para los amantes del picante, adelante con la salsa 666, pero a los que no os guste os aviso que hasta la salsa que te ofrecen como que "no pica mucho" es demasiado, os lo aseguro.









 

 
Para mí un gran punto a su favor es la enorme variedad de cervezas, que te las sirven en tercios bien fríos. Me hizo bastante ilusión encontrar cerveza La Isleña, típica de Ibiza, con su botella tan original que tantos coleccionan. Pero no sólo hay cervezas españolas como La Virgen, Alhambra 1925 o Isleña, también encontramos de otros países como Estados Unidos, Méjico, Alemania o República Checa. A los margaritas no llegamos, pero os aseguro que habrá próxima vez y sin duda los probaremos.



 

 
Si queréis variedad de comida y amplia carta éste no es vuestro sitio, pero si salís por la zona y os da hambre o queréis comer un burrito abundante y delicioso, sin duda es vuestro sitio. Si os animáis podéis encontrarlo en Guzmán el Bueno, 52 y Sagasta, 30, abren de lunes a jueves y domingos de 12:00 a 24:30, pero los viernes y sábados amplían su horario hasta las 2:30.



 


Y vosotros, ¿conocéis sitios como Tierra?



Hasta pronto, ¡no dejéis de sonreír!
 

jueves, 13 de febrero de 2014

El cuaderno de Maya


Isabel Allende es una autora a la cual o adoras o no te gusta nada. Los que dicen que no les gusta suelen basarse en que usa muchísimos personajes con nombres a veces rebuscados, y que mezcla hasta tal punto la fantasía y la realidad que llega un punto en el que no sabes distinguir. Pero Isabel Allende representa a la perfección la literatura latinoamericana y ésta no existiría sin el llamado realismo mágico ni sin la consecución de personajes que van desarrollando la historia y que crean detalles que no se podrían lograr de otra forma.
 








 
Pues bien, El Cuaderno de Maya es la puerta para todos aquellos que no hayan leído o no les convenza del todo Isabel Allende. Cuenta la historia de Maya Vidal, una chica de 19 años que tras vivir desde dentro el mundo de las adicciones y la prostitución es llevada por su abuela a Chiloé, una remota isla al sur de Chile. Allende afirmaba que escribiendo la obra "le hubiera dado una cachetada a Maya", y creo que esa sensación es la que tiene el lector, ya que durante la lectura te gustaría meterte en el libro para plantarte delante de ella y hacerla reaccionar. Es una novela en ocasiones bastante dura y explícita, pero que te ayuda a entender que siempre hay una segunda oportunidad para nuestros resbalones.




 
 
Y a vosotros, ¿os gusta Isabel Allende?, ¿conocéis otros libros suyos?, ¿os gusta la novela hispanoamericana?.

 
 
Hasta pronto, ¡no dejéis de sonreír!

miércoles, 12 de febrero de 2014

Enigmarium


Hoy os ofrezco una visita a alguna ciudad especial con amigos que se convierte en una aventura, una despedida de soltero/a o un plan familiar donde las risas están aseguradas, todo en uno. ¿Conocéis Enigmarium?.



 
www.enigmarium.com


Cuando llegó la despedida de Laura su hermana nos planteó la opción de pasar el fin de semana en Toledo, ya que está cerca de Madrid, es bonito, se come bien... Buscando encontramos la página de Enigmarium, donde nos proponían visitar la ciudad de una forma muy especial: descubriendo enigmas que nos darían las indicaciones necesarias para ir saltando de sitio en sitio por Toledo. Dicho y hecho, en la fecha fijada y tras sacar a la novia de la cama bien temprano nos plantamos allí y conocimos al que sería nuestro guía. Antes de esto os pongo en situación: un grupo de 9 chicas, con la novia vestida de fresa y el resto con diademas de fresas en la cabeza, emocionadas y dando voces cual excursión colegial, cuando nos encontramos con esto:
 
 




"Esto" era nuestro guía del juego, y la verdad es que hizo su papel a la perfección, eso sí la gente nos miraba raro y no era para menos. Fue divertidísimo y acabamos cansadísimas, los enigmas no eran para nada fáciles, pero conocimos Toledo de forma súper amena y la novia se lo pasó genial, que al fin y al cabo era lo que todas pretendíamos.
 
 
Datos importantes: se puede contratar por diferentes ciudades de España, incluido Madrid. El precio está muy bien, pero según el número de jugadores la tarifa es diferente. ¡Ah! y desayunad bien porque os aseguro que lo quemareis. Otro día os contaré el resto del fin de semana, porque fue realmente especial.
 
 
Y vosotros, ¿os animais con esta aventura?


 
Hasta pronto, ¡no dejéis de sonreír!

jueves, 6 de febrero de 2014

Ginger


Supongo que todos conoceréis o habéis oído hablar de La Finca de Susana, La Gloria de Montera o Bazaar, pues el Ginger es un restaurante perteneciente a esta cadena que está situado en el Barrio de las Letras, exactamente en la Plaza del Ángel número 12. Al igual que el resto de estos establecimientos el Ginger se caracteriza por sus platos elaborados a buen precio y su servicio rápido (a veces en exceso porque como te despistes en media hora has comido y estás en la calle).



 

 
En la carta hay opciones para todos los gustos, y eso es lo bueno, que puedes ir con tus padres a los que las comidas muy exóticas no les llaman, con tu pareja porque es un sitio bonito para cenar, con tus amigos porque es barato y las cantidades son muy generosas, o puedes llevar a cualquier persona que venga a pasar unos días a Madrid y seguro que queda sorprendida.

 




 

 
Estos fueron los platos que pedimos la última vez, pero os recomiendo el carpaccio de bacalao y los langostinos en tempura. El postre que pedimos nos llamó bastante la atención pero al final eran fresas con nata de toda la vida sustituida ésta última por mascarpone.




Rollitos de verdura




Pollo al curry con arroz




Tallarines con mero y espuma de puerros y jamón




Pastel de fresas con mascarpone

 
 
Y vosotros, ¿conocéis algún restaurante de esta cadena?, ¿cuál os gusta más?.
 
 
Hasta pronto, ¡no dejéis de sonreír!

lunes, 3 de febrero de 2014

Patones


Hoy os recomiendo que llenéis ese domingo que a veces no se hace nada con una escapada al pueblo de Patones de Arriba, un pueblo muy pintoresco situado en la sierra norte de Madrid donde se hacen unas fotografías preciosas. Todo el pueblo está construido en pizarra, al pasear por sus calles empedradas parece que pasearas por otra época. Eso sí, ¡preparaos para subir cuestas!, aunque las vistas que tienes después desde determinados sitios, bien merecen unas agujetas.













 
 

 
 
Para comer hay muchísima oferta hostelera y encontrareis menús a muy buenos precios con comidas típicas de la zona. Eso sí, posiblemente esté todo hasta arriba y no encontréis mesa, ¡que no cunda el pánico!, hay pueblos en los alrededores donde la comida es igual de buena, eso sí, posiblemente con precios bastante más económicos.
 
 
 
 
 
 
Y vosotros, ¿conocéis otros pueblos con encanto cerca de Madrid? ¡Animaos a contestar!
 
 
 
Hasta pronto, ¡no dejéis de sonreír!